Juegos de inteligencia emocional para adultos: las 4 mejores dinámicas

¿Sabes que existen juegos para trabajar la inteligencia emocional en los adultos? Descubre las actividades más efectivas para aprender inteligencia emocional y aplicar todos sus beneficios.

23 MAR 2021 · Última modificación: 29 OCT 2021 · Lectura: min.
Juegos de inteligencia emocional

Las emociones tienen un impacto bastante significativo en nuestras vidas, pues influyen en cada paso o decisión que tomamos. Por ello, es tan importante saber gestionar lo que sentimos para vivir de manera más plena y hacer elecciones más acertadas. 

Hay varias situaciones en las que no sabemos exactamente cómo expresarnos, o cómo hacerlo de la manera más adecuada. Por ello, a menudo reprimimos nuestras emociones, que acaban intensificándose aún más. Algunas dinámicas de inteligencia emocional pretenden ayudar en el entendimiento de cómo las emociones influyen en nosotros y en otras personas.

La importancia del manejo de emociones

La emoción puede entenderse como una sensación repentina o fugaz según nuestro estado de ánimo, pero también puede estar relacionada con un sentimiento más duradero y persistente. Podemos considerarla como un estado afectivo que repercute en el funcionamiento orgánico, endocrino y fisiológico de una persona.

Hay emociones que aportan un sentimiento agradable y positivo, como la alegría, la felicidad, el amor, el entusiasmo, el bienestar, la esperanza, la gratitud, la alegría, la satisfacción, la pasión, entre otras. Se trata de emociones positivamente movilizadoras y motivadoras que contribuyen a un mayor rendimiento tanto profesional como personal. Al experimentar estas emociones positivas, la persona se siente con más energía y voluntad.

Por otro lado, hay emociones que favorecen la aparición de sensaciones desagradables, siendo los más comunes la tristeza, la angustia, la decepción, la vergüenza, el miedo, la culpa, el resentimiento, el estrés, la indignación, la ira, entre otros. También son emociones movilizadoras, pero en este caso las emociones mantienen el foco de la persona en un determinado problema o situación, que suele percibirse como una amenaza o dificultad.

Cuando una persona experimenta una mayor cantidad de emociones agradables en su vida, tendrá una mayor sensación de bienestar y tendrá una vida más feliz y de mayor calidad. Si predominan las emociones desagradables, la persona se sentirá estresada y angustiada constantemente, haciendo que sus dificultades y bloqueos aumenten aún más, impidiendo su desarrollo.

No obstante, tanto las emociones positivas como las negativas son naturales y necesarias. Pensemos, por ejemplo, que la tristeza tras una pérdida, aunque resulte desagradable, nos ayuda a procesar lo que ha ocurrido y estructurar nuestra nueva realidad para poder seguir adelante.  Por lo tanto, es absolutamente normal experimentar ambos tipos de emociones y aprender a manejarlas nos va a permitir ejercer cierto control sobre ellas para que no nos sobrepasen en determinadas ocasiones.

El término inteligencia emocional hace referencia a la capacidad de identificar las emociones en nosotros mismos y en los demás, comprenderlas, aceptarlas y regularlas de manera consciente. Aunque parezca sencillo, saber cómo manejar mejor las emociones y minimizar los impactos negativos que podrían traer a nuestra vida diaria puede ser bastante complicado. En respuesta a esta dificultad que presentan la mayoría de las personas es que se crearon unas dinámicas para trabajar las emociones en adultos.

Mejores juegos de inteligencia emocional

¿Cuáles son los mejores juegos de inteligencia emocional para adultos?

Con el objetivo de orientar a quienes necesitan mejorar la gestión de sus emociones, existen actualmente varios tipos de ejercicios de inteligencia emocional. Estas herramientas funcionan como un paso a paso, guiando a la persona o a un grupo de personas en el camino hacia la identificación, comprensión y gestión adecuada de las emociones.  Los juegos de inteligencia emocional para adultos son muy variados y pueden realizarse de forma individual o en grupo, según la capacidad que se quiera desarrollar.

1. Reconocer las emociones

Comienza a apuntar en una hoja de papel todas las diferentes emociones que experimentas.  Puede ser durante una semana o un mes a tu criterio. Apunta emociones como la alegría, la ira, el miedo, la tristeza, la vergüenza, la motivación, la indignación y cualquier otra que surja. En la primera columna escribe el nombre de la emoción. En la segunda columna clasifícala como agradable o desagradable, según la sensación de bienestar o malestar. En la tercera columna describe las sensaciones que sentiste en tu cuerpo en el momento de esta emoción. En la cuarta columna indica el acontecimiento que tuvo lugar justo antes de que surgiera esta emoción. En la quinta columna escribe los pensamientos que acompañaron a la emoción y, por último, en la sexta columna describe lo que hiciste a continuación.

Este cuadro sirve de autorregistro emocional y puede ayudarte a tomar consciencia de cómo surgen las diferentes emociones, cómo se manifiestan en tu cuerpo con diferente intensidad y cómo se relacionan con tus pensamientos y tus acciones. Esta técnica ayudará al desarrollo de la conciencia emocional.

2. Campeón o zoquete

Una de las actividades de inteligencia emocional más utilizadas en el ámbito laboral. Esta dinámica pretende evidenciar el impacto que tiene el líder en la aparición de determinadas emociones en su equipo, ya sean sensaciones negativas o positivas. Ayudará a los miembros del equipo a familiarizarse con estas emociones y a determinar qué hicieron sus líderes para fomentar estos sentimientos.

En esta técnica, los participantes desarrollarán habilidades como el autoconocimiento y el autocontrol. También aprenderán a manejar mejor las relaciones sociales.

Esta dinámica puede llevarse a cabo en un grupo de 10 a 15 personas. Cada miembro del equipo debe dividir una hoja de papel en dos columnas, una será la columna llamada campeón y la otra será la columna llamada zoquete. En la columna del campeón escribirán todas las situaciones en las que su jefe les hizo sentirse importantes y reconocidos. En la columna del zoquete, debes escribir todas las situaciones en las que te has sentido inmerecido o excluido. Estas notas deben expresar exactamente qué conductas del líder consideras que influyeron en que te sintieras de una u otra manera. Al final de la dinámica, cada participante puede expresarse sobre sus emociones, cómo se sintió y cómo esto influyó positiva o negativamente en su trabajo. Es importante utilizar esta técnica con mucho cuidado. Nunca ha de utilizarse con el fin de culpabilizar o desmerecer, sino como herramienta para fomentar el liderazgo positivo y para aumentar la consciencia de los jefes sobre cómo sus acciones influyen en las emociones de su equipo. 

3. El espejo

Entre las dinámicas de emociones para adultos, ésta es sin duda una excelente herramienta para desarrollar la autoestima. Se busca mejorar la aceptación de uno mismo y la autonomía. Esta técnica de inteligencia emocional es una actividad que debe desarrollarse cada día hasta convertirse en un hábito. Hará que la persona adopte una actitud más positiva frente a la vida y a los retos a los que se enfrentará en su día a día.

Esta técnica de inteligencia emocional no requiere mucho, es sencilla y fácil de practicar. Cada mañana, cuando te mires al espejo, ofrécete una gran sonrisa, con un legítimo sentimiento de amor. En lugar de criticarte a ti mismo, elógiate y dite a ti mismo todo lo que te gustaría que te dijeran los demás. Afirma que tu día será feliz y que podrás disfrutarlo sin ningún inconveniente para tu felicidad.

Actividades de inteligencia emocional

4. El lenguaje mágico

El objetivo es facilitar el reconocimiento del mejor momento para expresarse, mejorar el autocontrol respecto a las emociones desagradables y lidiar mejor con los conflictos. Esta técnica tiene como objetivo presentar una nueva visión sobre la forma de expresar nuestros sentimientos a otra persona, evitando culparla u ofenderla. La intención es que puedas identificar la emoción que sientes y lo que necesitas para sentirte mejor. La diferencia es que en lugar de utilizar la palabra "tú", que suele generar culpabilidad en la otra persona que participa en el diálogo, utilizarás la palabra "yo", explicando cuáles son tus verdaderas necesidades. Siempre hablarás de ti mismo y nunca del otro.   

Se trata de cambiar el ‘tú’ por el ‘yo’ cuando se dirige a la otra persona. En vez de decir ‘estoy enfadado porque tú me has hecho...’ o ‘porque tú eres...’, se ha de decir: ‘Yo me siento enfadado contigo cuando...’. De esta manera eres dueño y responsable de lo que sientes o piensas. La otra persona no se puede ofender porque expreses tus emociones y así puede facilitar que lo comprenda; en cambio, sí se puede ofender si le culpa o insulta, ya que le obliga a defenderse. Si la otra persona se defiende utilizando también el ‘tú eres...’ o ‘Tú has hecho...’ se entra en una dinámica de difícil solución. Para evitar el conflicto y facilitar la resolución se debe hablar desde nuestras emociones, desde el ‘yo’.El ‘tú’ implica un juicio y por lo tanto crea la necesidad de que el otro se defienda. Si habla desde el ‘yo’ se crea la necesidad de que el otro te comprenda”.

¿Por qué usar juegos para trabajar las emociones en los adultos?

Dado que las emociones son inherentes a nuestra vida y repercuten tanto en el aspecto personal como en el profesional, es de gran importancia saber lidiar con lo que nos trae sentimientos desagradables y también ser capaces de aprovechar lo que nos ofrecen los sentimientos de felicidad.

En este sentido, los juegos de inteligencia emocional son buenas herramientas para ayudar al desarrollo de importantes habilidades de gestión emocional: ayudan a una mejor identificación y comprensión de las emociones, contribuyen a un mayor autocontrol, así como a mejorar el autoconocimiento, para que el impacto positivo de la dinámica de inteligencia emocional se produzca de forma duradera en la vida de la persona.

Además del autocontrol y la autoconciencia, las habilidades que pueden desarrollarse con los juegos de emociones son la empatía, influencia personal, autoestima, comunicación, asertividad y lo que se refiere a las relaciones sociales.

Escrito por

Marta Rodríguez Linkedin

Psicóloga nº colegiado: 616536659

Marta Rodrígues es psicóloga experta en coaching y en formación para el desarrollo personal. Además tiene formación y experiencia en la terapia cognitiva basada en el Mindfulness, así como en análisis funcional y en técnicas de modificación de la conducta. Su misión principal es ayudar a las personas a conseguir un mayor estado de bienestar.

Ver perfil

Bibliografía del artículo

  • Cano Murcia, Sandra Rocío; Zea Jiménez, MarcelaManejar las emociones, factor importante en el mejoramiento de la calidad de vida. Revista Logos, Ciencia & Tecnología, vol. 4, núm. 1, julio-diciembre, 2012, pp. 58-67. https://www.redalyc.org/pdf/5177/517751763003.pdf
  • Educación emocional en adultos y personas mayores. Belén López-Pérez, Irene Fernández-Pinto,María Márquez-González. Revista Electrónica de Investigación Psicoeducativa. ISSN.1696-2095. Nº 15, Vol 6 (2) 2008, pp: 501-522 http://ojs.ual.es/ojs/index.php/EJREP/article/view/1286/1357
  • 50 Actividades para desarrollar la inteligencia emocional. Adele B. Lynn. Traducción Carmen E. León. Editorial Centro de Estudios Ramón Areces, S. A. (2001). Madrid.
  • Pérez  Escoda,  N.  y  Sánchez  Gallardo,  R.  (2009).  Actividades de   autoaplicación   para   la   mejora   de   las   competencias   emocionales.  En  Álvarez,  M.  y  Bisquerra,  R.  (Coords.).  Manual de orientación y tutoría (versión electrónica). Barcelona: Praxis
  • Cano Murcia, S.R. y Zea Jiménez, M. (2012). Manejar las emociones, factor importante en el mejoramiento de la calidad de vida. Logos, Ciencia & Tecnología 4(4), 58-67. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/5177/517751763003.pdf
  • López-Pérez, B.; Fernández-Pinto, I. y Márquez-González, M. (2008). Educación emocional en adultos y personas mayores.  Revista Electrónica de Investigación Psicoeducativa. 6 (2), 501-522. Disponible en: http://ojs.ual.es/ojs/index.php/EJREP/article/view/1286/1357
  • Lynn, A.B. (2017). 50 actividades para desarrollar la Inteligencia Emocional. Madrid: Editorial Centro de Estudios Ramon Areces S.A.
  • Pérez Escoda, N.  y Sánchez Gallardo, R.  (2009).  Actividades de   autoaplicación   para   la   mejora   de   las   competencias   emocionales.  En
  • Álvarez, M.  y Bisquerra, R.  (Coords.).  Manual de orientación y tutoría (versión electrónica). Barcelona: Praxis.

Deja tu comentario