¿Qué es la meditación guiada y cómo te puedes beneficiar de ella?

¿Sabes cómo te puede beneficiar la meditación guiada? Descubre todos los beneficios que existen alrededor de estos tipos de meditación y las técnicas más efectivas que puedes utilizar.

23 MAR 2021 · Lectura: min.
¿Cómo beneficiarnos de la meditación guiada?

Existen diferentes tipos de meditaciones guiadas que pueden ayudarnos a conseguir una mejora en nuestra vida. Aunque la mediación no es en sí un método para relajarte, la relajación, si es uno de los beneficios que obtienes con su práctica. En muchos casos estas meditaciones te permitirán beneficiarte mental y físicamente. 

Tipos de meditación guiada

La meditación dirigida es una técnica de meditación consciente, en la que una persona o un grupo de personas meditan con la ayuda de un 'facilitador', o mediante un video o una grabación de sonido. El narrador ayuda a meditar a través de una narrativa que incluye ejercicios de respiración, visualización de imágenes y palabras. Los tipos de meditación guiada son:

  • Meditación guiada clásica o tradicional: a través de la cual el narrador guía a la persona en la meditación, por ello también llamada meditación dirigida. En algunos casos se acompaña con música de fondo.
  • Meditación guiada de escaneo corporal: es una visita al cuerpo, prestar atención a cada una de las zonas de tu cuerpo siguiendo un recorrido de forma que, con curiosidad exploramos qué sensaciones corporales nos acompañan en el momento presente.
  • Meditación de respiración guiada: es aquella que pone el foco en la respiración para observarla. No se trata de respirar de un modo determinado, sino, simplemente, llevar el foco de nuestra atención a la respiración tal cuál es.
  • Meditación con imágenes: también llamada de visualización, donde el narrador recurre mayoritariamente al uso de imágenes con palabras. Las imágenes también se asocian a menudo con colores.
  • Meditación de tonos binaurales: es decir, con diferentes sonidos y frecuencias. Se recomienda el uso de auriculares para este tipo de meditación.
  • Meditación de afirmación positiva: el narrador va pronunciando afirmaciones positivas, por ejemplo: "Tengo buena salud", "Me amo y me acepto tal como soy", "Soy alegría, amor y gratitud".
  • Meditación Mindfulness: es una meditación en la que llevamos nuestra atención al momento presente, para observarlo tal cuál es, instante a instante.

Benefícios de la meditación guiada

La meditación guiada tiene varios beneficios y ventajas, y a menudo se usa como un medio para reducir el estrés, el insomnio, la depresión, los sentimientos de ira y frustración. También se practica para aumentar el optimismo, el bienestar psicofísico o como ayuda para afrontar situaciones difíciles.

De hecho, cuando meditamos, y si lo hacemos constantemente, aprendemos a calmar nuestra mente y a a mejorar nuestra capacidad de elegir una respuesta frente a una dificultad o bloqueo en lugar de una reacción, arrastrados por nuestros impulsos y emociones. Se practica meditación guiada para centrar la atención en la respiración para obtener un beneficio único para el cuerpo y la mente. Centrando la atención en la respiración, conseguimos establecer un ancla, un lugar seguro al que volver cuando nuestra mente se dispersa o aparecen emociones o sensaciones corporales difíciles de gestionar en un momento concreto.

La meditación ayuda a cultivar la mente y a mejorar la relación que tenemos con nosotros mismos y, en consecuencia, también con los demás. Mejora y eleva nuestra autoestima y nos ayuda a aprender a dejar que nuestro propio juicio ejerza sobre nosotros mismos. La meditación guiada para calmar la mente favorece la relajación, la eficacia y la serenidad.

Beneficio de la meditación guiada

¿Cómo hacer una meditación guiada?

Para que una meditación guiada para calmar la mente sea eficaz, es importante buscar un lugar tranquilo y pacífico donde sepamos que no nos molestarán. Puede ser un lugar tranquilo en casa, o un césped o junto al mar. En cuanto a la ropa, es preferible llevar ropa cómoda y quedarse sin zapatos. Algunas personas prefieren meditar, sentadas en una silla con los pies apoyados en el suelo, o sentadas de rodillas o en la clásica posición de piernas cruzadas. Lo importante es tener en una posición que nos permita mantenernos erguidos, dignos y a la vez sin forzar incomodidad.

Durante la meditación guiada, concéntrate en un objeto o en una parte del cuerpo y déjate guiar por la voz del profesional, o de la persona que guía la meditación. Puede comenzar con sesiones pequeñas de meditación dirigida y luego aumentar gradualmente.Cuando se practica la meditación, es importante aprender a controlar también la respiración guiada.

1. Meditación guiada para principiantes

Meditación dirigida para principiantes: puedes encontrar en you tube meditaciones audiovisuales guiadas o grabaciones que no duran más de 10 minutos. Al principio está muy bien probar con una meditación corta. Para empezar, concéntrate en la inhalación y exhalación natural de la respiración.

Puedes sentarte en una silla, por ejemplo, poner las plantas de los pies en el suelo y hacer una exploración mental de tu cuerpo. Puedes optar por una meditación consciente, que centra la atención en el aquí y el ahora. Siente cada parte de tu cuerpo, de la cabeza a los pies, sin juzgar y sin hacer demasiadas preguntas, ni preocuparte.

Continúa respirando lentamente, concéntrate en una parte particular del cuerpo o utiliza esta secuencia: dedos de los pies, pies, piernas, pelvis, abdomen, espalda, pecho, hombros, brazos, boca, nariz, ojos y cabeza. Es normal, especialmente al principio, que tu mente divague y que te sientas atacado por diferentes pensamientos. Todo lo que tienes que hacer es devolver tu atención a la parte del cuerpo en la que recuerdas haberte quedado. Para que las meditaciones cortas funcionen, los expertos en meditación recomiendan que medites todos los días.

2. Meditación guiada para relajarse

La meditación guiada para calmar la mente reduce en gran medida el estrés y la ansiedad, y aporta importantes beneficios al cuerpo y la mente. También aumenta la positividad y te hace sentir más sereno y feliz. Para practicar la meditación guiada para relajarse basta con colocarse en una posición cómoda y en un lugar tranquilo, sin ruidos, donde estés seguro que no te distraerán.

Siéntate o acuéstate, como desees, y comienza a respirar profundamente (inhala y exhala) durante al menos 1 minuto. Mientras respiras, trata de observar todos los pensamientos negativos de tu mente y comienza a sentir las partes de tu cuerpo. Relaja los músculos, empezando por los pies, y sigue por piernas, hombros, brazos y manos, hasta la cabeza. Tómate tu tiempo: este ejercicio es para relajar completamente tu cuerpo. Puedes elegir una meditación guiada a través de una aplicación, un podcast o en YouTube y, una vez que hayas terminado, respira profundamente. Al final de la sesión, tu cuerpo y tu mente estarán mucho más livianos y libres de pensamientos negativos.

¿Cómo hacer meditaciones guiadas?

3. Meditación guiada para dormir

Como hemos dicho antes, la meditación dirigida, además de para cultivar la mente, es útil para quienes padecen insomnio o simplemente tienen problemas para conciliar el sueño. De hecho, la meditación guiada para calmar la mente, es muy útil para reducir la ansiedad y el estrés y aumentar la paz interior.

Para meditar no necesitas herramientas especiales e inicialmente unos minutos son suficientes. En este caso, al ser una meditación guiada, lo único que necesitarás es una grabación, un podcast de meditación por ejemplo, una aplicación. Simplemente sigas las instrucciones de la voz del guía, cierra los ojos y respira profunda y lentamente. Centra tu atención en la narración.

Si no puedes dormir, lo más probable es que tu mente esté llena de pensamientos y preocupaciones. Intentamos despejar nuestra mente, dejar que todos los pensamientos salgan de ella y centrar nuestra atención en la respiración. Al principio, requerirá algo de práctica. Puedes comenzar con unos minutos y luego aumentar gradualmente la mediación.

Escrito por

Gema Hidalgo Velázquez

Psicóloga

Gema Hidalgo es una psicóloga especializada en Mindfulness, meditación y otras técnicas de relajación. Formación en el método MBSR de Jon Kabat-Zinn y la Universidad de Brown, certificado por el Global Mindfulness Collaborative (GMC). A través de sus técnicas en Mindfulness aprenderás que el este tipo de mentalidad no se estudia, sino que se debe practicar.

Ver perfil

Bibliografía del artículo

  • Complementary, Alternative, or Integrative Health: What’s In a Name? US Department of Health and Human Services. Public Health Service. National Institutes of Health. NIH Publication No. D347. Retrieved 31 July 2015

Deja tu comentario