¿Es normal tener sensaciones extrañas al meditar? Las 11 más comunes

¿Qué sensaciones deberíamos experimentar durante la meditación? ¿Qué podemos sentir al meditar? Descubre las sensaciones al meditar más comunes y qué pueden significar.

17 NOV 2022 · Lectura: min.
Las sensaciones más extrañas al meditar

Es completamente normal que las personas experimenten sensaciones muy extrañas al meditar y de hecho, esta práctica no solo comporta sentimientos felices y/o relajantes. De hecho, en algunas ocasiones las personas incluso se pueden asustar.

Aunque no se suele hablar de ello, las sensaciones al meditar pueden ser muy diferentes. Esto puede ocurrir tanto en los meditadores más avanzados como con los principiantes. Sobre todo estas sensaciones pueden ocurrir cuando los músculos empiezan a relajarse y las emociones de nuestro subconsciente salen a la superficie o simplemente debido a que entramos en un estado más profundo de meditación.

¿Por qué experimento sensaciones extrañas al meditar?

Sentarse en silencio con nuestros propios pensamientos durante un período prolongado de tiempo puede enseñarte muchas cosas sobre ti mismo/a. De hecho, la meditación puede ayudarte a tomar mayor conciencia sobre aquello en tu vida que requiere de mayor cuidado y atención. Aunque seas un meditador principiante, tomarte unos minutos al día para adentrarte en tu interior te ayudará a obtener muchos beneficios para tu salud mental y física.

A pesar de todo el bienestar que ofrece esta práctica, muchas personas pueden experimentar sentimientos o sensaciones extrañas al meditar, tanto negativos como positivos. Algunos de los más comunes son los siguientes:

  1. Sensación de flotar: Muchas personas durante la meditación pueden sentirse que están flotando. De hecho, es completamente normal que al meditar te sientas más suelto y libre. Esto puede significar que las personas estén en un estado de meditación más profundo, lo que implica que tu nivel de concentración e introspección está aumentando. Estas sensaciones al meditar se pueden explicar debido a que nuestras ondas cerebrales se ralentizan cuando entramos en un estado muy elevado de relajación.
  2. Sentir ‘energía’: Algunas personas pueden sentir que la energía fluye por su cuerpo durante la meditación, como si algo se estuviera moviendo, fluyendo o liberando. Esta sensación al meditar puede explicarse debido a que durante esta práctica solemos ser mucho más conscientes de lo que pasa en el interior de nuestro cuerpo.
  3. Experimentar hormigueo: El hormigueo es una reacción también muy común que se puede experimentar durante la meditación. Estas vibraciones que sentimos en nuestro interior puede ser como resultado de que estás respirando de manera más profunda, lo que puede hacer que la circulación mejore y sintamos hormigueos como resultado.
  4. Pesadez: Uno de los objetivos de la meditación es precisamente intentar no sentir nuestro cuerpo por absoluto. Sin embargo, es muy común que una persona meditando pueda sentirse más pesado/a e incluso encorvado/a. Esto sucede debido a que cuando nuestros cuerpos se relajan, los músculos se vuelen menos tensos y tienden a caer. Nuestros propioceptores, es decir, los encargados de decir a nuestro cerebro dónde estamos, pueden interpretar este nuevo estado como pesadez. Estas sensaciones raras al meditar pueden suceder sobre todo si eres principiante.
  5. Calidez: Sentir que tu cuerpo está más caliente también es una sensación muy común durante la meditación. Este efecto puede estar derivado de que al respirar más profundamente, se acelera la circulación sanguínea, lo que se traduce también en aumentar la temperatura corporal. Esta sensación puede ser más probable en aquellas personas que suelen tener más frío que las demás.
  6. Sensación de expansión: La meditación también implica tener más conciencia de lo que nos rodea, lo que puede implicar prestar más atención a nuestro alrededor. El efecto de sentir que nos expandimos puede ser debido a que no estábamos acostumbrados a tener en cuenta todo nuestro entorno.                                                                                        Qué sensaciones deberíamos experimentar al meditar
  7. Marearse: Aunque no es un efecto común, marearse puede ser un signo positivo de que existe un progreso en la práctica. Según los estudios, la explicación más lógica a esta sensación al meditar es que al realizar respiraciones más profundas y oxigenar mejor nuestro cuerpo, esto puede crear este efecto. La razón es que la mayoría de personas en la actualidad suelen tener una respiración más superficial, por lo que al hacerla más profunda, esto puede causar un impacto en el organismo, traduciéndose en una sensación de mareo.
  8. Sentir una presión en la frente: Experimentar tensión en la frente durante una meditación puede indicar que estamos tensando esta parte del cuerpo. A menudo, las personas que no están acostumbradas a meditar pueden tener este efecto debido a que intentan enfocar su atención en esa parte del cuerpo. De hecho, es común, ya que muchas personas creen que el objetivo de la meditación es eliminar los pensamientos. En lugar de intentar ‘sacarlos’ de nuestra mente, intenta pensar en ellos como si fueran coches pasando por una autopista y tú fueras un simple espectador/a. Durante la meditación no debemos tratar de eliminar los pensamientos, sino que, por lo contrario, debemos aceptarlos y dejarlos pasar como si estuviéramos teniendo una conversación con un amigo/a.
  9. Miedo: Durante la meditación, es completamente normal sentir una gran variedad de emociones y sensaciones. Si experimentas una sensación de miedo durante la meditación, esto puede ser una señal de que quizá te estás poniendo expectativas demasiado altas ante esta práctica. Es decir, que quieres obtener resultados de manera muy inmediata, en lugar de intentar aprender a medida que practicas.
  10. Somnolencia: Si realizas la meditación durante la noche es completamente normal que te sientas somnoliento/a o que te quedes dormido/a durante esta práctica. En muchos casos esto se debe a la dificultad de encontrar el equilibrio entre poner atención y estar en un estado más relajado. Al principio, si eres un principiante y quieres incorporar esta práctica a tu rutina, quizá es más recomendable que la apliques a primera hora de la mañana y no cuando vayas a dormir.
  11. Ganas de llorar: Una de las sensaciones al meditar que pueden tener un significado profundo es precisamente tener ganas de llorar durante la práctica. De hecho, puede ser un indicador de que existen emociones no resueltas que están reprimidas en nuestro subconsciente. Esto puede suceder, ya que los pensamientos se silencian durante la rutina para que las emociones no ‘interfieran’, lo que puede acabar desencadenando fuertes reacciones, como puede ser la necesidad urgente de llorar.

Estas son algunas de las sensaciones ‘extrañas’ que al meditar todos podemos sentir. En muchos casos, experimentarlas es una señal de que estamos progresando en esta práctica y que empezamos a conocernos más profundamente a nosotros/as mismos/as.

Wellme
Linkedin
Escrito por

Wellme

Bibliografía del artículo

  • What Does Meditation Feel Like? – Meditation Experiences. Mind Works. https://mindworks.org/blog/what-does-meditation-feel-like/
  • 'Head orgasms', meditation and near-death experiences. The Guardian. https://www.theguardian.com/science/brain-flapping/2013/oct/09/head-orgasms-meditation-near-death-experiences  

Deja tu comentario

últimos artículos sobre meditación